LOS 500 AÑOS

a
ARNULFO ROMERO
HELDER CAMARA
LEONARDO BOFF.

Fragmento de la carta que un grupo de indígenas andinos entregó a Juan Pablo II cuando visitó el Perú en 1985.

“Nosotros, indios de los Andes y de América, decidimos aprovechar la visita de Juan Pablo II para devolverle su Biblia, porque en cinco siglos ella no nos dio ni amor, ni paz, ni justicia. Por favor, tome de nuevo su Biblia y devuélvala a nuestros opresores, porque ellos necesitan sus preceptos morales más que nosotros. Porque, desde la llegada de Cristóbal Colón, se impuso a América, por la fuerza, una cultura, una lengua, una religión y valores propios de Europa…”

Allí quedaron, esperando respuesta:
Máximo Flores, del Movimiento Indio
De Kollasuyo (aimara) y Ramiro Reynaga
Del Movimiento Indio Tupac Katari (quechua),
Y Emmo Valeriano, del Partido Indio (aimara),
Quienes fueron los chasques ante Wojtyla.
Imagino que allí quedaron, como Martín
Fierro esperando la paga (que nunca llegó).

En antesalas silenciosas y ante discretos
Secretarios locales o importados con sonrisas
(y una furia absoluta) que defendieron la paciencia.
Ramiro Reynaga, en conferencia de prensa
Explicó la misiva:
“La Biblia llegó a nosotros como parte
del proyecto colonial impuesto.
Ella fue el arma ideológica de este asalto
Colonialista. La espada española,
Que de día atacaba y asesinaba el cuerpo
De los indios, de noche se convertía en cruz
Que atacaba el alma india.”
Eso dijo.
Otra cosa escribió Stefan Sweig
Apasionado memorialista del Nuevo Mundo
(que en Brasil decidiera apagar su luz)
cuando apuntó: “En el principio fueron
las especias…”
Tomas Diego Bernard (h) escritor
Y cronista argentino, por 1969, escribió
Una razón diferente, cuando, parafraseando
Al evangelista dictaminó: ”En el principio
Fue el indio…”
Las intenciones comerciales del oro
Y de la plata, de las maderas o la especiería,
Se vieron reforzadas con la mano de obra
Barata (llámese: el indio), que luego continuara
(fue error tuyo,Fray Bartolomé de Las Casas)
con el inmundo barco del negrero.
El primer texto escrito en América Latina
De Fray Ramón Pané (en 1498)
Satanizaba las religiones indias.
Por más que Fray Francisco de Vitoria
Afirmase que “los indios son los verdaderos
Dueños de sus tierras y haciendas; como eran
Legítimos sus príncipes, pues, por naturaleza
Nadie es siervo o esclavo…”
Nosotros, al parafrasear escritores,
Indios, sacerdotes, cronistas, lo hacemos
Con un notorio sentimiento de culpa.
Nosotros eliminamos de estas tierras
A los indios. Dígalo Don Frutos,
Dígalo su sobrino Bernab: díganlo
Los estancieros y comerciantes
Que exigieron la persecución y muerte
De todos los charrúas.
Allí quedaron,
Junto a los montes del Salsipuedes,
O exhibidos como fenómenos
En los circos de variedades de París.
En 1958 la Organización Internacional
Del Trabajo, informó: “En la región andina
De América del Sur, existen 7 millones
De indígenas aimarás y quechuas, cuyo nivel
De vida es mera subsistencia: seres
Humanos que han permanecido relegados
Durante siglos, aislados del resto
De sus compatriotas y ajenos a las
Estructuras sociales y económicas nacionales.”
En 1992, la cosa no ha cambiado mayormente.
(En Brasil rozan bosques y ultiman
a los indios). La iglesia sigue visitando “La Casa
Grande” e ignorando la senzala…
“En el principio era el indio..”
No menciones al Paraíso. Y no me vengas
Con el “bon sauvage” de Jean Jacques
Ni aquello de: ”Bienaventurados…”
El pan y el vino en cada mesa,
O haremos un paro general del Espíritu.

Washington Benavides.
16/4/91-6/10/92. Montevideo. Uruguay.

Anúncios
LOS 500 AÑOS

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s